Un bebé se convirtió en el primer contagiado de coronavirus desde la gestación que se ha identificado del mundo. El pequeño nació en el hospital Antoine Bé́clè̀re en París durante el mes de marzo.

De acuerdo con una publicación que después fue replicada por el diario “The Guardian”, el recién nacido desarrolló una inflamación en el cráneo derivada de este mal originado en China.

El menor de edad ya se recupera; sin embargo, fue puesto bajo un análisis intenso para determinar la forma en la que pudo haber contraído el virus desde su madre, quien tiene 23 años de edad.

La mujer llegó a la clínica a finales de marzo con síntomas de Covid-19 y con un avanzado estado de embarazo, por lo cual se le hizo una cesárea de emergencia.

Una vez nacido el bebé, se le hizo una prueba del virus, la cual dio como resultado un diagnóstico positivo a la enfermedad. Tras esto, el niño fue aislado para evitar poner en riesgo su salud.

De acuerdo con los investigadores que analizaron el caso, la placenta fue el vehículo por el cual llegó esta condición al bebé, lo cual se convierte en un precedente de cómo este padecimiento se puede transmitir entre madres e hijos.

Este tipo de prueba no se había hecho con anterioridad debido a la necesidad de revisar el líquido amniótico, la placenta, el cordón umbilical y la sangre de los dos pacientes para poder determinar este tipo de contagio.

Debido a que el coronavirus era una enfermedad poca conocida, los médicos decidieron aislar al pequeño aún desconociendo los efectos que tendría este mal en su cuerpo.

Inicialmente lo trataron con remdesivir, pero al final se descartó este fármaco, ya que no hay evidencias concretas sobre su respuesta ante esta condición médica.