En redes sociales se habla mucho de las fiestas Covid, a las que acuden decenas de personas que no creen en la existencia de la enfermedad causada por una nueva cepa de coronavirus.

A estas reuniones acuden una o varias personas que son portadoras de la enfermedad y decenas más que no la tienen, muchos de los asistentes se dicen incrédulos de esto, por lo que van sin equipos de protección personal.

Así ocurrió en Texas, Estados Unidos, donde una persona diagnosticada con Covid-19 organizó una fiesta covid a la que acudió un hombre de 30 años que pensaba la pandemia se trataba de un engaño, sin embargo murió tras contraer la enfermedad.

El joven millennial, confesó poco antes de morir que había cometido un error y relató a la enfermera que lo estaba atendiendo que había asistido a la fiesta creyendo que todo era un engaño, por lo que la doctora Jane Appebly, quien lo atendió, aclara que este padecimiento no discrimina a nadie.

Este tipo de reuniones se han dado en todo el mundo, no sólo en Estados Unidos, pues muchos jóvenes dudan de la existencia de esta enfermedad y acuden a las fiestas para ver quién se contagia primero, reúnen dinero y al primero en presentar síntomas le dan el “Premio”.

Ante la proliferación de estos eventos, autoridades estadounidenses han alertado de sus graves consecuencias y sobre el creciente aumento en personas que apenas superan los 30 años de edad, por lo que alertan a la generación millennial.