Después de que se dieran a conocer dos muertes por peste bubónica, el gobierno de Mongolia ordenó poner en cuarentena a la ciudad Tsetseg, en la provincia occidental de Khov. También, se dispuso el cierre parcial de la frontera con Rusia, para evitar que se trate de un brote que pueda propagarse.

El gobierno local detalló que los especialistas del Centro Nacional para el Control y la Prevención de Enfermedades (NCDC) y el Centro Nacional para el Control y la Prevención de Enfermedades de Khov y Bayan-Ulgii están trabajando para establecer una cuarentena en Jargalant y Tsetseg Soums.

“Se sabe que las víctimas habían consumido carne de marmota y de dichos casos confirmados se identificaron 146 individuos de primer contacto y 504 de segundo contacto, y se recolectaron y analizaron 146 muestras de primer contacto”, indicaron las autoridades sanitarias en un comunicado.

Debido a lo anterior, se decidió el cierre migratorio con Rusia para evitar el paso de vehículos particulares y de transporte de mercadería. Además, el lugar afectado está a unos 500 kilómetros al sur de Siberia.

Por Adair MP