A través de un canal de televisión de Bolivia, transmitieron en vivo la muerte de una persona a causa de COVID-19, lo que dividió opiniones entre la población.

La noche del miércoles, un programa del canal de televisión PAT reportaba la labor de un grupo de voluntarios llamados “Ángeles Covid”, que intentaba reanimar al paciente.

Sin embargo, el enfermo murió en medio de los lamentos de sus familiares, hecho que fue transmitido en vivo, lo que generó un debate en el país, sobre la ética periodística y sobre el estado de la sanidad.

La Defensoría del Pueblo de Bolivia consideró una “falta de ética” la transmisión en vivo, con “imágenes que vulneran los derechos a la privacidad, intimidad, honra, honor, y transgreden la inviolabilidad de la dignidad”.

“Denota sensacionalismo al exhibir, de forma reiterativa y morbosa, imágenes de un procedimiento cardiopulmonar efectuado a una persona con presuntos síntomas de coronavirus que, lamentablemente, concluyó con su deceso; lo cual, además de transgredir derechos constitucionales y legales, daña la sensibilidad de los espectadores”, denunció la defensora interina del Pueblo, Nadia Cruz.

Asimismo, citó artículos de la Constitución boliviana y pronunciamientos de entidades como la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH), Naciones Unidas y Human Rights Watch sobre el respeto a la dignidad de enfermos.