Luego de que se hubieran retirado por el cierre de la Central de Abasto y de la afirmación del edil capitalino de que se quitara a los uniformados por el alto riesgo de contagio en la zona, los filtros sanitarios volvieron a colocarse este jueves en inmediaciones del mayor mercado de la ciudad. La decisión, sin embargo, volvió a ignorar las demandas de seguridad que para su salud han externado los policías, según señala la mesa de mejoras de la policía municipal.

A casi un mes de que se dieran a conocer los contagios y la primera muerte de uno de los uniformados, aún no hay acercamiento de parte del ayuntamiento o de los mandos, señala Petrona Gutiérrez, vocera de los elementos. “No sé qué esperen”, cuestiona Gutiérrez sobre las necesidades de sus compañeros, entre quienes explica que ya hay cuatro fallecidos por Covid-19, así como alrededor de medio centenar con síntomas asociados a la enfermedad. Asimismo, a un elemento que recientemente se puso grave, pero al que sólo se envío a resguardarse a su casa, sin que se le enviara a hacer estudio alguno.

Hasta la fecha, el capitán Aquileo Sánchez Castellanos, director de Seguridad Pública, Vialidad y Protección Ciudadana de Oaxaca de Juárez, ha asegurado que sí se ha enviado a hacer exámenes a quienes presentan síntomas de Covid-19.

Incluso, dijo que por ahora no hay ningún elemento hospitalizado. Y que el martes se dio de alta a un uniformado que permanecía en una unidad médica. Entrevistado por EL IMPARCIAL, indicó que aunque ya no están en el hospital, el del Instituto Mexicano del Seguro Social, siguen recuperándose en sus casas y se les está monitoreando.

Con información de Oaxaca Político