En la reunión, Silvano Aureoles Conejo, gobernador de Michoacán, expuso que no es posible adelantar juicios respecto a la reactivación de la economía y aseguró que “no vamos a acatar las medidas dictadas por el vocero del Gobierno federal, porque una cosa es formular declaraciones desde la Ciudad de México y otra, conocer la realidad de cada región del país”.

Jaime Rodríguez Calderón, gobernador de Nuevo León, asentó que debe haber mayor velocidad en la región para detener el virus; “y será precisamente el virus, el que nos marque cuándo estaremos en disposición de trabajar en la reactivación de la economía y no la verborrea del subsecretario de Salud, López-Gatell”.

En su intervención, el gobernador de Coahuila, Miguel Ángel Riquelme, manifestó que un criterio preciso del grupo de mandatarios, establece que las decisiones habrán de tomarse siempre con base en la salud de las personas y en tal sentido se formuló un análisis del crecimiento de contagios en las cinco entidades.

Por su parte, Francisco Javier García, mandatario de Tamaulipas, fue específico al asentar que no es este grupo el que propone romper el Pacto Federal y aseguró que con los mensajes que envía constantemente la federación, se entiende lo contrario. Advirtió que el acuerdo de los gobernadores es ir por la vía legal, a través de una controversia constitucional, revisar los contenidos de la Ley de Coordinación Fiscal, que catalogó de inequitativa.

Pero no todas las entidades han seguido el mismo camino que este grupo de estados, lo cual ha llevado a diferentes resultados.

El Observatorio Estatal para la Contención del Covid-19 destaca que las entidades de la República, independientemente de su nivel de desarrollo, han conseguido limitar la movilidad con diferente éxito.

Mientras Nuevo León, Jalisco, Baja California Sur, Nayarit y Yucatán ocupan los primeros lugares en la aplicación de medidas para la contención del virus, Zacatecas, Chiapas, Tabasco, Campeche, San Luis Potosí y Tlaxcala están entre los de peores resultados.

El gobernador de Durango, José Rosas Aispuro Torres, informó que se acordó fortalecer el Corredor Económico del Norte y analizar la reactivación de la industria automotriz.

El análisis de los datos hecho por el Observatorio destaca que, en general, la población del país está limitando cada vez más y en forma estable su movimiento.

Por ejemplo, la Ciudad de México ha respetado a plenitud medidas como la difusión de campañas informativas, el cierre de instituciones educativas y la cancelación de eventos públicos. Sin embargo en la disminución de las actividades laborales y el uso de transporte público, solamente hay una adopción parcial por parte de los habitantes de la capital del país.

El Observatorio es una organización formada por instituciones como Universidades de Miami, la UNAM, la Universidad Anáhuac, el CIDE, la Universidad Tufts, entre otros.

Con información de El Sol de México