El gobernador Miguel Barbosa descartó que el regreso a clases en la entidad sea el 1 de junio, toda vez que de acuerdo a las proyecciones, será hasta la tercera semana que empezará a bajar la curva de contagios en la entidad.

En conferencia de prensa el mandatario estatal señaló que ante el comportamiento social en el que se ha quebrantado el confinamiento, es muy difícil que el 31 de mayo termine el resguardado domiciliario para dar pie a las actividades normales, muchos menos las clases presenciales.

“El regreso a clases será hasta que esté perfectamente claro el tema de evitar contagios. No va a ser el 1 de junio cuando se pueda regresar a la normalidad. Ya estamos a 12 de mayo y está subiendo (el índice de contagios) en ningún estado del país deja de subir”, señaló .

Reiteró que a la fecha no hay ningún estado del país que tenga números positivos para que al 31 de mayo se pueda determinar el inicio de labores.

“Ninguna entidad tiene (certeza) como para que el el 1 de junio digamos que todo a la normalidad, menos el tema de regreso a clases” sostuvo .

Si bien la determinación del regreso a clases es una decisión del gobierno federal, el estado emitirá su opinión al respecto.

“Es un tema federal el tema de regreso a clases porque depende de la Secretaría de Educación pero en Puebla emitiremos nuestra opinión porque yo creo que en la proyecciones que tenemos, para nosotros será en la tercera semana de junio cuando empecemos a bajar la curva,si es que tenemos un comportamiento social responsable no el comportamiento que hemos visto”, enfatizó.