Alemania informó esta mañana que las nuevas infecciones por coronavirus se estaban acelerando exponencialmente tras los primeros pasos para aliviar su bloqueo, noticia que dio la alarma global incluso cuando las empresas empezaron a abrir: desde salones de belleza en París a Shanghai Disneyland.

El Instituto Robert Koch informó que la “tasa de reproducción” -el número de personas que infecta cada contagiado-, subió a 1,1. Cualquier tasa superior a 1 significa que el virus se está propagando exponencialmente.

Días antes las autoridades alemanas habían tomado medidas de alivio de los cierres, lo que demuestra que el avance se puede anular rápidamente aun en una nación con los mejores registros de contención en Europa. En Asia, Corea del Sur intentaba contener un nuevo brote vinculado a clubes y bares en Seúl.

Los gobiernos de todo el mundo intentan descifrar cómo reabrir sus economías sin dejar de contener el virus. En Europa, el continente más afectado del mundo, España y Francia comenzaron a relajar los cierres, mientras que Gran Bretaña anunció medidas más cautelosas.

En China, Mickey Mouse recibió a grupos reducidos en Shanghai Disneyland, el primer parque temático que reabre Disney , con un límite estricto en la cantidad de entradas. Se cancelaron desfiles y fuegos artificiales, y se exigió a los trabajadores y visitantes que usaran mascarillas y se les controló la temperatura al ingresar.

Un portavoz del ministerio de salud alemán dijo que las autoridades estaban tomando en serio el aumento de la tasa de infección y que no significaba que el brote estuviera fuera de control.

Karl Lauterbach, un legislador socialdemócrata y profesor de epidemiología, advirtió que el virus podría comenzar a propagarse rápidamente tras ver grandes multitudes afuera el sábado en su ciudad natal de Colonia.

“Era de esperar que la tasa R superase 1 y volviéramos al crecimiento exponencial”, dijo Lauterbach en un tuit. “Las medidas de relajación estaban demasiado mal preparadas”.

Con información de Reuters

Por Adair MP