A pesar de que los tres órdenes de Gobierno implementaron una serie de medidas para evitar contagios durante la tercera fase de la pandemia de COVID-19, no todos los poblanos han acatado estas recomendaciones al pie de la letra, y aún podemos observar en las calles a personas sin cubrebocas o paseándose en lugares públicos con toda la familia.

Desde que se declaró la Fase 3 de la pandemia, el pasado 21 de abril, algunos negocios no esenciales permanecen abiertos, como las tiendas Elektra, y de acuerdo con la Secretaría del Trabajo y Previsión Social (STPS), sólo entre 16 y 20 empresas que realizan actividades no esenciales acataron las disposiciones para frenar sus actividades.

Los festejos tampoco han parado, durante este fin de semana, elementos de seguridad e San Pedro Cholula disolvieron varias fiestas en domicilios particulares y un par de bares de la colonia Anzures permitieron la venta de bebidas alcohólicas en botella abierta.

El futbol también estuvo presente, y en la Rivera Anaya cada fin de semana se realizan torneos de futbol donde incluso asisten los familiares de los jugadores para echar porras.

El Gobernador de Puebla, Miguel Barbosa advirtió que el confinamiento podría extenderse hasta junio, en caso de que los ciudadanos no acaten las recomendaciones de mantener “su sana distancia” y seguir saliendo a las calles a realizar actividades no esenciales.

A pesar de que el Gobierno de Puebla instruyó en todo el estado el retiro de vendedores ambulantes durante la contingencia de coronavirus, en los alrededores del mercado 5 de Mayo ubicado sobre la calle 16 Oriente-Poniente del Centro Histórico, aún se pueden observar informales que sin medidas de higiene y sin sana distancia, continúan laborando.

Con información de Iván Rivera / Diario Central