El Hospital de Especialidades Pediátricas de Tuxtla Gutiérrez puso en cuarentena a 83 trabajadores porque tuvieron contacto con una paciente que tenía coronavirus.

De acuerdo con medios de comunicación locales, la pequeña de 8 años de edad ingresó el pasado 25 de abril por sospecha de enfermedad oncológica, cinco días después presentó síntomas del Covid-19 y resultó positiva.

La menor de edad se encuentra bajo cuidados críticos en un área destinada para la atención de pacientes con sospecha o confirmación de coronavirus y su estado de salud se reporta como muy grave.

El Comité de Seguridad y Atención Médica envió a resguardo domiciliario al personal de diversos turnos que tuvo contacto con la paciente contagiada, entre ellos 20 médicos y cuatro residentes.

Además, entre personal de enfermería y camilleros son 50; al igual que ocho técnicos y médicos radiólogos y una trabajadora social.