La pandemia provocada por el nuevo coronavirus ha provocado a nivel nacional la cancelación del 75 por ciento de las reservaciones en hoteles, lo que generará durante marzo, abril y mayo mermas por 2 mil millones de pesos, advirtió la Presidencia de la Comisión de Turismo del Senado de la República.

Además, la crisis económica podría traducirse en la pérdida de un millón y medio de empleos, luego de que las autoridades decidieron ampliar hasta el 30 de mayo las medidas de aislamiento social para mitigar la propagación de contagios, subrayó el titular de aquel organismo legislativo, Antonio García Conejo.

En una reunión sostenida entre funcionarios estatales, empresarios y los integrantes de las comisiones de Turismo del Senado y de la Cámara de Diputados federal, se concluyó, también, que los denominados pueblos mágicos que existen en el país han sido unas de las zonas más afectadas por la actual contingencia, por lo que es urgente implementar acciones de rescate y reactivación económica en esos puntos.

Al respecto, el diputado Luis Javier Alegre Salazar, presidente de la Comisión de Turismo de la Cámara de Diputados, recalcó que estas zonas detonan casi el 80 por ciento de la derrama económica que genera el sector turístico; ante ello, consideró que es esencial reactivar primero al turismo nacional “porque el internacional va a tardar tiempo en reaccionar”.

El senador García Conejo, por su parte, indicó que de las 500 mil empresas turísticas del país, 95 por ciento son micro, pequeñas y medianas, que en su mayoría se encuentran en los pueblos mágicos.

Mientras tanto, el presidente de la Asociación de Secretarios de Turismo de México AC, Luis Humberto Araiza López, recalcó que las afectaciones son altas y “casi incalculables, porque esto cada vez se pone más álgido y la ampliación (de la cancelación de actividades) hasta el 30 de mayo imposibilita la reactivación de la actividad económica”.

Resaltó la importancia de los cuatro puntos que el Fondo Monetario Internacional propone: continuar con medidas esenciales de contención y apoyo para los sistemas de salud; proteger a las personas y empresas afectadas otorgándoles medidas fiscales y financieras, oportunas y específicas; reducir el estrés del sistema financiero, evitar el contagio de los mercados y planificar la recuperación.

Christian Berger, presidente de la Asociación Ciudadana del Comité Ciudadanos de Pueblos Mágicos, estimó que es necesario prepararse para la reactivación económica y la promoción turística.

Planteó algunas propuestas, como un plan especial para los pueblos mágicos que incluya la subsistencia y posterior reactivación, además de diferir pagos de luz, agua e impuestos sin recargos ni intereses.

Además, sugirió impulsar la capacitación de personal en el manejo de las nuevas medidas de salubridad, así como crear un plan específico, a través de una marca o distintivo que destaque el cumplimiento de las medidas de higiene.

En el caso de Oaxaca, las poblaciones consideradas como pueblos mágicos son Huautla de Jiménez, San Pablo Villa de Mitla, San Pedro y San Pablo Teposcolula, Mazunte y Capulálpam de Méndez.

Con información de NSS Oaxaca