Amigos y familiares le dieron el último adiós a Pablo Pérez, de 59 años de edad, una de las 21 personas que han perdido la vida en Tamazula, Jalisco, luego de consumir alcohol adulterado.

Estaba sano, se tomó un vaso de leche caliente y con alcohol, se puso tembloroso y borracho. Ya no pudo ni caminar y llegamos al hospital, y lo entubaron y ya nada más duro como 10 horas y se murió”, relato la esposa de Pablo.

Dice su esposa que llegó con sueño y con sueño y no quiso comer; y que ya al otro día oían que se quejaba y se levantaba a orinar. Y ya no pudo hablar y ya se lo llevaron arrastrando los pies y ya, luego lo entubaron y pues no hubo lucha”, comentó Evangelina Pérez, hermana de la víctima.

Hoy los familiares y amigos de Don Pablo exigen justicia y que se detenga al responsable que tiene de luto a una veintena de familias de Tamazula y Mazamitla, Jalisco.

Yo digo que no está bien, porque no es nomás mi hermano, es muchísima gente que está perdiendo la vida por este alcohol, lo que exijo es que ya no vendan eso, porque ahorita es mi hermano, otro día va a ser otra persona y es un dolor muy grande”, afirmó Evangelina Pérez.

Pablo era quien se hacía cargo de mantener a su familia, quienes son de escasos recursos.

Su familia se quedó sola, no tienen recursos para vivir, él trabajaba como cualquier mozo y si no había ahí se la pasaba”, dijo Evangelina Pérez.

Pero mucha gente de aquí de muchas áreas del municipio que nos hemos dado cuenta que el alcohol está alterado”, afirmó el hermano de la víctima.

Después de la misa a puerta cerrada debido a la contingencia sanitaria por el Covid-19, a Pablo se le dio el último adiós en el Campo Santo Contla.

Al momento suman 21 personas muertas y 29 más intoxicadas en los municipios de Tamazula y Mazamitla por el alcohol adulterado.

Hasta el corte de ayer en el municipio de Tamazula se tenían 14 personas habían perdido la vida y ocho personas intoxicadas que Se encuentran en diferentes hospitales de la región y Guadalajara, en Mazamitla municipio colindante se tienen 6 personas fallecidas y siete intoxicados”, explicó el alcalde Francisco Javier Álvarez.

Las autoridades se dieron cuenta de la intoxicación masiva el pasado 26 de abril por lo que se procedió a decomisar todo el alcohol de diferentes marcas que se utiliza para hacer pajaretes, ponche casero y rompope casero, el cual fue puesto a disposición de las autoridades competentes.

Hasta el momento no se tienen personas detenidas por los hechos y las investigaciones continúan.

Con información de Excélsior