La Secretaría de la Defensa Nacional (Sedena) amplía y adecua siete de sus hospitales para atender a la población civil, “como un recurso adicional en apoyo al gobierno federal” por la contingencia sanitaria. Con estas acciones, la institución tendrá a su cargo 51 instalaciones militares y al menos 16 hospitales civiles para atender a pacientes con COVID-19.

La infraestructura física que ofrecen estas siete unidades médicas consisten en 171 camas censables, 91 camas no censables y poco más de 531 profesionales de la salud, entre médicos generales y personal de enfermería, y se sumarían a las 44 unidades médicas militares que ya tiene listas la Sedena con 880 camas de terapia intensiva.

La información a la que se tuvo acceso se señala que, si bien este proyecto de inversión —estimado en mil 269.5 millones de pesos— busca resolver parte de la problemática derivada del déficit en servicios de atención médica y quirúrgica en estas unidades, también busca ofrecer los recursos físicos y humanos que tiene disponibles para la contingencia por el COVID-19.

En la lista de Hospitales Militares de Zona (HMZ) que serán ampliados y adecuados están: las áreas de Urgencias, Tecnología y Quirófano del HMZ Temamatla, Estado de México, que requiere mil 3 millones de pesos; el HMZ Ixcotel, Oaxaca, con 72.7 millones; el HMZ San Miguel de los Jagüeyes, Estado de México, con 41.9 millones; el HMZ La Paz, Baja California Sur, con 40 millones; el HMZ 5 de Mayo, Durango, con 38.1 millones; el HMZ Zapopan, con 37.7 millones de pesos, y el HMZ Santa Gertrudis, Chihuahua, con 36 millones de pesos.

Se plantea que con los recursos humanos y materiales ajustados a un primer turno (seis horas efectivas) de lunes a viernes en consulta externa, auxiliares diagnósticos y quirófano; en el servicio de urgencias y hospitalización 24 horas al día los 365 días del año y con una capacidad óptima anual de 50%  “se debe tener capacidad para enfrentar cualquier eventualidad para atender a la población civil”. 

En algunos casos, los hospitales lograron implementar el segundo turno de atención médica y se incrementó el horario de atención en áreas específicas como medicina general, odontología general y sicología, y en general aquellas que mostraban saturación.

Con información de Vanguardia

Por Adair MP