Las cuarentenas se han convertido en la política preventiva más importante en todo el mundo en contra de la pandemia del COVID-19, por eso los gobiernos han tomado medidas, algunas radicales, para que los confinamientos sean respetados sin pretexto.

En India, el primer ministro Narendra Modi aplicó una cuarentena de 21 días, y la Policía infringe duros castigos a aquellas personas que no la cumplan.

Obligan a los infractores a realizar flexiones y sentadillas con las manos en las orejas mientras cantan “somos enemigos de la gente” o escribir 500 veces “lo siento”, en el peor de los casos son castigados a golpes con palos y lanzando gas lacrimógeno.

Sudáfrica está empleando tácticas como el uso de balas de goma y cañones de agua para dispersar a las personas. El país ha encontrado más problemas en los barrios marginales.

Más de 12 mil personas han sido multadas en Ecuador, con 100 dólares (unos dos mil 300 pesos) cada una, por incumplir el toque de queda que ha ido escalando hasta quedar actualmente en 15 horas diarias, a partir de las 14:00, informó el gobierno.

El país se encuentra en estado de excepción desde el 16 de marzo, con medidas que limitan el tráfico de vehículos, la actividad comercial y laboral, y en algunos lugares, como Quito, con suspensión del uso del espacio público.

En España, uno de los países más afectados por el nuevo coronavirus, se aplican multas para los ciudadanos que salgan de sus casas, que van desde 600 euros a los 600 mil (alrededor de 15 mil 500 pesos y 15 millones de pesos) y hasta un año de cárcel.

De acuerdo con el diario La Razón, desde la entrada en vigor del estado de alerta, los datos demuestran que más de dos mil 100 personas han sido detenidas y han registrado más de 250 mil propuestas de sanción.

Mientras que en Italia y Argentina, los ciudadanos que se mantengan fuera de casa sin ninguna explicación coherente podrían pasar tres meses en la cárcel o hacerse acreedores de una multa de hasta 206 euros (unos 5 mil 300 pesos) para el primer país, para el caso del segundo la pena por incumplimiento va de los seis meses a dos años de prisión. Sin embargo, algunas naciones han tomado medidas aún más extremas como es el caso de las fuerzas policiales nigerianas, quienes mataron a 18 personas que violaron el confinamiento por la pandemia, anunció la Comisión Nacional de Derechos Humanos.

En tanto, Filipinas optó por una medida similar, el presidente Rodrigo Duterte –quien se caracteriza por tomar medidas radicales– ordenó la semana pasada a las fuerzas de la ley “disparar a matar” a aquellas personas que violen los requisitos de la cuarentena por el COVID-19.

“Muerto, a cambio de causar problemas, te enviaré a la tumba”, amenazó el mandatario. En Kenia se dio conocer una ola de violencia a medida que la Policía toma medida extremas contra quieren rompen estos toques de queda.

Con información de El Heraldo de México.

Por Adair MP