El fiscal general de Oaxaca, Rubén Vasconcelos Méndez, reveló que el objetivo del ataque con ácido sulfúrico que sufrió la saxofonista María Elena Ríos Ortiz era con el fin de asesinarla, por ordenes de el exdiputado priista Juan Antonio Vera Carrizal.

En conferencia de prensa virtual, Vasconcelos Méndez comentó que en el atentado hubo cinco personas involucradas y ayer se detuvo a un tercer implicado, el cual fue presentado ante el juez por el delito de tentativa de feminicidio.

De acuerdo con Vasconcelos Méndez, la cadena de participantes es clara y comienza con Vera Carrizal y su hijo; actualmente prófugos, posteriormente pasa por Rubén “N” detenido el miércoles y finaliza con los dos trabajadores de la construcción, considerados como los autores materiales; detenidos en diciembre pasado.

El fiscal precisó que el pasado miércoles, elementos de la Policía Estatal lograron la detención de Rubén “N”, en el municipio de San Antonio de la Cal, conurbado a la capital oaxaqueña.

Relató que en abril de 2019, Rubén “N” y el ex diputado se conocieron cuando trabajaba en una de sus gasolineras y su relación era tan cercana que al tomar la decisión del ataque contra María Elena le confió los detalles del ataque.

“Según los hechos, acreditados con pruebas, Vera Carrizal contrató a Rubén para que se encargará del ataque con ácido. Él organizó toda la mecánica de cómo serían los hechos.

Él contrató a los albañiles y les ofreció el pago de 30 mil pesos, les entregó las fotografías de la joven saxofonista y el ácido sulfúrico. Les indicó cómo debían ejecutar el ataque, incluso viajó junto a ellos hasta Huajuapan de León, donde vive la músico precisó el fiscal.

Por Adair MP