Trabajadores del sector salud de diferentes instituciones, como es el IMSS y la Secretaría de Salud, mantienen protestas generalizadas en todo el estado en demanda de materiales e insumos básicos para enfrentar la pandemia por coronavirus.

Las manifestaciones se presentan en Ciudad Serdán, Teziutlán, Zacatlán, Tehuacán, Tepeaca, Cuetzalan y la Ciudad de Puebla.

Las movilizaciones fueron encabezadas por los líderes sindicales de la Sección 25 de la Secretaría de Salud, Patricia Parra Maldonado, que agremia a 14 mil trabajadores, y Sergio Herrera Vázquez, de la Sección 1 del Instituto Mexicano del Seguro Social (IMSS), con 12 mil personas en la plantilla laboral.

Los inconformes de ambas dependencias coincidieron que carecen de protección básica y capacitación para enfrentar la segunda fase de la crisis sanitaria.

Lo que más llama la atención es que durante las últimas semanas, tanto el gobierno federal como estatal aseguraron que clínicas y hospitales cuentan con el suficiente abastos de materiales y medicamentos para evitar contagios.

Actualmente, el estado ocupa el tercer lugar a nivel nacional por el mayor número de contagios, con 29 casos confirmados, según datos oficiales de la Secretaría de Salud federal.

Ante tal panorama, los sindicalizados no solo pidieron cubrebocas, gel antibacterial, jabón, germicidas, cloro, guantes, batas y otros, sino también capacitación para conocer los protocolos de seguridad que deberán seguir si atienden a personas contagiadas.

Asimismo, reclamaron que en las clínicas y hospitales se ponga en marcha la Jornada Nacional de Sana Distancia emitida por el gobierno federal.

En lo que se consideraría el inicio de la Fase 2 del Covid-19 en Puebla, que consiste en la cancelación de actividades masivas y el registro de los primeros casos de transmisión comunitaria, los trabajadores en el caso del Seguro Social exigen la renuncia de su titular Aurora Treviño García, por evidenciar su incapacidad para solucionar el conflicto de la falta de materiales que se advirtió desde la semana pasada.

Con información de YADIRA LLAVEN ANZURE / La Jornada