Un grupo de presión que durante los últimos cinco días ha protagonizado bloqueos en la capital del estado, permanecen en el zócalo de la capital a pesar de la contingencia por el COVID19.

Diversos grupos adheridos a esta organización han pasado por alto las medidas de prevención para evitar el contagio del padecimiento conocido como coronavirus e instalar puestos de comida y juegos mecánicos de los conocidos como brincolines.

Además, las personas que se encuentran aglomeradas en la zona, toman de manera clandestina la energía eléctrica realizando instalaciones de manera ilegal poniendo en riesgo la integridad de los capitalinos.

Esta mañana dos individuos no permitieron la descarga de agua de una pipa en los comercios del zócalo hasta que no les llenaran sus tambos que ocupan.

Por Guadalupe Espinoza / Diario Marca

Por Adair MP