La Procuraduría Federal del Consumidor (Profeco) estimó que en la zona metropolitana de la ciudad de Oaxaca de Juárez existe un desabasto de al menos 60 por ciento en los productos que la población ha relacionado con la prevención contra el contagio del coronavirus, como es el caso de cubrebocas, gel antibacterial, alcohol e incluso vitamina C.

La delegada de Profeco, Lourdes Santiago, señaló que la dependencia comenzó, desde el viernes pasado, cuando el primer caso de Covid 19 fue confirmado en la Ciudad de México, una serie de monitoreos en la capital del estado, así como en Tlaxiaco, Santa María Huatulco y Tuxtepec con el objetivo de detectar prácticas abusivas por parte de empresas, como el incremento desproporcionado de precios, especulación de productos; es decir, su retiro del mercado para liberarlos de manera gradual en caso de una contingencia mayor o la venta de productos con información falsa, que prometan la cura del coronavirus o que evitan su contagio.

En entrevista, Santiago refirió que a pesar de que en diversos establecimientos como centros comerciales, farmacias y tiendas de conveniencias, los inspectores de la Profeco han corroborado la inexistencia de cubrebocas y gel antibacterial, ésto se debe, según la dependencia, a la sobredemanda de la población, que, de acuerdo con el personal, ha acudido a comprar esos productos por caja o por bolsa, como si se tratase de ventas al mayoreo.

Asimismo, señaló que, hasta este miércoles, la Profeco no había comenzado ninguna queja por precios abusivos o prácticas ilegales de las empresas, a pesar de la existencia de establecimientos en los que se documentó que una bolsa con cinco cubrebocas sencillos, cotizados de manera ordinaria en dos pesos, actualmente es exhibida en 27 pesos; es decir, casi 300 por ciento más.

“Como tal no hemos podido acreditar un incremento desmesurado de precios. ¿Qué es lo que sucede? que no tenemos la posibilidad de estar en todo el mercado ni en todo el momento”, señaló la funcionaria, al tiempo de solicitar el apoyo de la sociedad para denunciar cualquier tipo de práctica abusiva.

“Si existe algún proveedor o empresa proveedora que se esté manejando de manera desleal, aprovechando la desinformación y tengamos registro de que pueda haber un acaparamiento, incremento desmesurado o injustificado de precios o alguna publicidad abusiva o engañosa (esperamos que nos sea notificado por la población)”, apuntó.

Ante esta situación, las autoridades reiteraron su llamado a la población sobre no caer en psicosis y en compras de pánico.

“Llamamos a la sociedad consumidora que no tenga una actitud de compra impulsiva porque, de acuerdo con las instancias de salud del gobierno federal, no es necesario y que, en cado caso, quien presenta un resfriado común o algún tipo de virus, tome siempre las precauciones necesarias para no caer en el nerviosismo que nos llevan al consumo compulsivo”.

–¿Entonces, ha desabasto en este momento de cubrebocas y gel antibacterial?

–Hemos detectado que efectivamente que hay muchas tiendas en las que no existe a disposición de sus clientes cubrebocas y gel.

–¿Qué porcentaje de desabasto existirá?

–Creo que un 60 por ciento de las tiendas que hemos monitoreado, pero es importante decirlo: estos productos los tienen que consumir cuando verdaderamente sea necesario y cuando sientan algún tipo de malestar para prevenir el contagio y, además, hay otras opciones: pueden preparar (el gel o los cubrebocas) en casa, utilizar los insumos que tengan en su casa, e implementar las medidas preventivas que recomiende el médico..

–¿El 60 por ciento es un porcentaje ya definido o es un porcentaje aproximado de desabasto?

–Es un porcentaje que estoy calculando porque tenemos muy pocos días con el monitoreo; nos faltan muchas cuestiones por revisar, pero es un aproximado.

Pedimos a la ciudadanía que si encuentran un acaparamiento de la tienda, que lo denuncien, pero también no se vale acaparar (de parte de la ciudadanía), comprar y que no lo vayamos a utilizar y estamos dejando en la desprotección a quienes realmente están sufriendo de un resfriado.

En caso de querer llevar a cabo una denuncia, los ciudadanos pueden entablar comunicación directa con Profeco, ya sea vía telefónica o a través de redes sociales. De esa forma, la sociedad puede señalar los abusos cometidos por las empresas y hacer que la dependencia envíe inspectores a las zonas; para ello, sin embargo, es preciso que la población entregue datos exactos sobre la ubicación del establecimiento que incurra en irregularidades.

Los teléfonos son los siguientes: 01-800-468-8722, a nivel nacional, y 951-513-41-41 y 951-513- 46-49, en Oaxaca, además de la existencia de las cuentas Profeco Oaxaca en Facebook y Atención Profeco en Twitter.

Con información de Estado 20