Rufina Hernández Cruz, presidenta municipal de San Juan Yucuita, Nochixtlán, denunció actos difamatorios en su contra, por parte de un grupo de caciques de esa población, quienes se niegan a dejarla gobernar por el simple hecho de ser mujer.

En entrevista, la presidenta municipal mencionó que desde que asumió el poder en el Ayuntamiento, hay una inconformidad por parte de algunos personajes encabezados por el expresidente municipal, Gildardo Ramírez Ramos, quienes de una u otra manera han buscado intimidarla y difamarla para ponerla en contra del pueblo.

“Nosotros hemos recibido amenazas por parte de personas del mismo pueblo, quienes en estado de ebriedad se han atrevido a cuestionar el trabajo que estamos realizando y resaltando que una mujer no puede gobernar un pueblo.

“Asimismo han aparecido pancartas pegadas en puertas de algunas viviendas donde señalan que yo solo quería la presidenta municipal para apropiarme de los recursos que llegan al pueblo, cosa que es totalmente falsa”, manifestó.

El interés por bajarla del cargo, ha llegado incluso al Tribunal Electoral del Estado de Oaxaca, donde existe una impugnación presentada por Gildardo Ramírez Ramos.

En ese sentido, la presidenta y su cabildo solicitaron al TEEO no dejarse manipular, y respetar la decisión del pueblo de que una mujer pueda gobernar el municipio.

“Nuestra elección fue legal en la asamblea del pasado 23 de noviembre, hubo la participación de los ciudadanos y ciudadanas de las agencias municipales”, refirió.

Por ello, pidió al tribunal respetar la decisión de la ciudadanía y reafirmar su triunfo en ese municipio.

La presidenta indicó que desde el 1 de enero que han venido trabajando, poco a poco se ha visto un cambio en el municipio, aunque reconoció que el reto es grande, luego que ex presidente no hizo nada por atender las demandas de los ciudadanos.

“No tenemos servicio de luz eléctrica, agua, drenaje. Literalmente estamos a obscuras y a pesar de estas afectaciones al pueblo no nos quieren dejar trabajar”, finalizó.

Por Adair MP