Ignacio Toscano Jarquín, el reconocido gestor cultural que hizo de Instrumenta Oaxaca su proyecto de vida, murió en su séptima década, luego de más de un mes de hospitalización en el Instituto Nacional de Ciencias Médicas y Nutrición Salvador Zubirán, donde fue intervenido del páncreas.

Conocedor de las distintas manifestaciones artísticas y culturales de México, estudió en la Escuela Nacional de Música, así como arquitectura en la UNAM y antropología en la Escuela Nacional de Antropología e Historia (ENAH).

Su trayectoria inició como jefe del Departamento de Actividades Culturales en la Universidad Autónoma Metropolitana (UAM) y posteriormente estuvo al frente de la Coordinación de Extensión Universitaria de la misma casa de estudios.

Toscano Jarquín se desempeñó como subdirector de Ópera del Instituto Nacional de Bellas Artes en 1984, más tarde fue designado director de esta área. Además, formó parte en diferentes etapas del INBAL, como Subdirector General de Bellas Artes además de dirigir la Compañía Nacional de Danza y, posteriormente, fue nombrado Director General del Instituto.

En Oaxaca impulsó numerosos proyectos culturales, entre los que destacan Instrumenta creado con la Fundación Alfredo Harp Helú para impulsar la educación artística musical en intercambio con los más reconocidos músicos a nivel internacional.

En el Consejo Nacional para la Cultura y las Artes coordinó el Programa Año 2000 del Siglo XX al Tercer Milenio, entre otras labores sobresalientes.

Fungió como subsecretario en la Secretaría de las Culturas y Artes (Seculta) del Gobierno de Oaxaca.

Con información de El Universal y Aristegui Noticias

Por Adair MP