El Instituto Oaxaqueño de Atención al Migrante (IOAM) gestionó los trámites de repatriación de Arturo Morales de Paz, joven oaxaqueño asesinado el 18 de diciembre en Quebec, Canadá.

De acuerdo con el gobierno de Oaxaca, familiares de la víctima acudieron a las autoridades para pedir la repatriación de los restos de Arturo, de 33 años de edad, quien trabajaba como ejecutivo de la empresa Airbus en Canadá.

En un comunicado, reportó que el cuerpo de Morales de Paz llegaría hoy por la tarde a la Ciudad de México y posteriormente sería trasladado al municipio de Miahuatlán de Porfirio Díaz de donde era originario.

Arturo Morales de Paz, ingeniero aeronáutico mexicano, murió apuñalado dentro de su vehículo el miércoles 18 de diciembre en Quebec, Canadá, a pocas horas de tomar un avión que lo llevaría a México para pasar las vacaciones con su familia.

De acuerdo con medios canadienses, el joven de 33 años de edad fue herido de al menos cuatro puñaladas, en el estacionamiento de un supermercado en la localidad de Rosemère mientras se encontraba a bordo de su vehículo: ahí, alrededor de las 8:30 de la noche, fue hallado ensangrentado.

Aunque fue trasladado a un hospital, Morales de Paz murió en las instalaciones médicas.

Ante la falta de elementos que permitan esclarecer el crimen, autoridades de Quebec pidieron a través de un tuit, fechado el 20 de diciembre, “cualquier información” que ayude en la investigación.

Egresado de la carrera de ingeniería aeronáutica del Instituto Politécnico Nacional (IPN), Morales de Paz, había obtenido desde hace 3 años un empleo en Montreal, Canadá, en una empresa ensambladora de aviones ejecutivos y antes trabajó en Querétaro, para Bombardier.

En Twitter, se describía como una persona con “gusto del deporte, naturaleza, literatura y cosas sencillas pero relevantes de la vida”.

Con información de Notimex