El pasado 9 de septiembre, dos hombres- padre e hijo-, llegaron a la puerta del domicilio y negocio de María Elena Ríos, una joven saxofonista de 26 años originaria de Huajuapan de León, en la región Mixteca de Oaxaca.

La citaron por teléfono a las 10 de la mañana con el pretexto de solicitar su ayuda para el trámite de una visa y cuando la tuvieron frente a frente, el hijo roció el rostro y cuerpo con ácido sulfúrico.

Así es como describe la investigación de la Fiscalía General del Estado de Oaxaca (FGEO) el primer ataque con ácido que se registra en la entidad y que tres meses después mantiene a María Elena grave en un hospital de alta especialidad de la Ciudad de México y a los dos atacantes materiales detenidos, acusados de feminicidio en grado de tentativa, según la causa penal 553/2019.

Luego de meses, en menos de 72 horas los dos atacantes de la joven saxofonista fueron detenidos y presentados ante un juez. Se trata de dos hombres originarios de la capital del estado, dedicados a labores de construcción quienes se enfrentan a una pena de entre 30 y 40 años por la gravedad del ataque a María Elena.

De acuerdo con Rubén Vasconcelos Méndez, fiscal oaxaqueño, la detención del segundo agresor se efectuó la noche de Navidad, en la carretera Oaxaca- Zimatlán, a la altura de Ciudad Judicial.

Según el fiscal, el sujeto identificado como “R. L” fue quien roció el corrosivo a la joven, mientras que “P. H” y su padre, el primero en ser detenido, sirvió como acompañante, versión que fue confirmada a EL UNIVERSAL por la familia de la víctima.

La detención de los hombres que atacaron a María Elena se logró gracias a videos que estaban en poder de las autoridades desde hace tres meses. En ellos se observa la ropa que portaban padre e hijo el día de la agresión, misma que fue localizada en una vivienda de la colonia 14 de febrero de San Andrés Huayápam, localidad conurbada a la capital, junto con equipo de comunicación.

Debido a estas pruebas, el primer detenido ya fue vinculado a proceso por el delito de tentativa de feminicidio y el juez otorgó tres meses para el cierre de la investigación.

Al respecto, el fiscal señala que espera que al igual que dependencia a su cargo ha llevado esta investigación con perspectiva de género, los jueces lo juzguen en el mismo sentido, pues está convencido que es la única manera de hacer justicia en estos casos.
“Yo esperaría que los jueces no nada más juzguen esto con los métodos tradicionales sino que lo hagan con una perspectiva donde se tome en cuenta la violencia extrema que hubo”, afirmó.

Cuestionado sobre si la indagatoria incluye a Juan Vera Carrizal, el exdiputado priista y empresario gasolinero que ha sido señalado por la joven como autor intelectual del ataque y que incluso la ha amenazado de muerte, Vasconcelos Méndez aseguró que “todas las personas que han sido mencionadas en el contexto de las indagatorias están siendo investigadas”.

Es esta esperanza de que la justicia llegue para María Elena, la que mantiene fuerte a la familia, y la que le hace agradecer la labor de investigación que continúa. Y sobre todo, la que la anima a pensar que la ley se aplicará igual para todos.

“Esta persona que detuvieron es quien sí le vació directamente el ácido. No daremos marcha atrás hasta que se obtenga justicia y se castigue al autor intelectual. Esperemos que en los próximos días podamos tener más detenidos”, refirieron.