La comunidad migrante centroamericana que vive en el refugio Hermanos en el camino, ubicado en Ciudad Ixtepec, Oaxaca, celebró la nochebuena con música, baile y comida.

El sacerdote Alejandro Solalinde Guerra, fundador del lugar que lleva más de 10 años funcionando, no estuvo presente en el acto; los extranjeros agradecieron el apoyo que han recibido pues la mayoría está a la espera de su permiso para poder circular de forma libre en territorio mexicano.

Según informes del albergue “Hermanos en el camino”, la migración ha disminuido de junio a la fecha en 70 por ciento, actualmente en los tres refugios que tienen en la República mexicana registra una permanencia de 30 por ciento de personas.

El sacerdote Alejandro Solalinde Guerra reconoció que el ingreso por la frontera sur ha disminuido porque se han puesto más barreras, pero pese a todo ello, todavía prevalece el burocratismo en las autoridades del Instituto Nacional de Migración (INM).

Señaló que este año se ha luchado contra la corrupción en funcionarios, cosa que los anteriores gobiernos no habían logrado; sin embargo, el tema de la burocracia principalmente para la solicitud de permisos de regulación y permanencia va a la baja.

“En el INM tardan los trámites, y eso ha sido de mucho coraje para nosotros, necesitamos reanudar el diálogo para ver el camino correcto y hacer que este trámite sea más rápido y sin tanto papeleo, sin tantas trabas, esa será nuestra lucha para 2020”, agregó.

A mediados de 2019 la comunidad migrante de este refugio fue beneficiada con el programa piloto “Emergencia social”, que impulsa la Secretaría de Bienestar, y que en dos etapas de tres meses cada una se han beneficiado 162 personas.

Solalinde Guerra informó que unos 350 migrantes recibieron empleo a través de una alianza con Coparmex, y para este 2020 se ha hecho un acuerdo con Pronaes, que es un organismo laico-civil que favorecerá el emprendimiento de negocios principalmente a mujeres migrantes y es impulsado por el cura Marco Linares.

“La intención es empoderar a las mujeres, pero desde una visión solidaria y no centralista y tampoco capitalista, pero que sí tengan ingresos dignos para poder vivir; el 2020 viene con buenas intenciones y buenos proyectos para la comunidad migrante”, resaltó.

Agregó que la defensa de los extranjeros continúa, pero de una forma más solidaria y de hechos “los migrantes no están solos”.

Con información de La Jornada