Una asociación conformada por 16 comunidades de Oaxaca logró lo que ninguna empresa privada pudo: llevar telefonía móvil de bajo costo a zonas de la sierra Juárez, Mixe-Alto y Mixteca, y garantizar además que 60 por ciento de los recursos obtenidos se quedara en las propias comunidades.

Los habitantes y autoridades de Nuyoó –que significa “cara de la Luna” en mixteco– se apoyaron en Rhizomatica, una organización creada por Peter Bloom, el banquero que ha tratado por 30 años de dar una cara humana a las finanzas.

Se trata de una organización internacional sin fines de lucro que tiene como objetivo llevar telecomunicaciones a regiones vulnerables. Hasta ahora ha posibilitado la telefonía celular comunitaria a Nigeria y busca llegar a Chiapas, Guerrero e incluso a Colombia y Ecuador.

Santiago Nuyoó es un municipio oaxaqueño ubicado a más de mil 600 metros sobre el nivel del mar y a 100 kilómetros de la capital de ese estado.

Si uno va por carretera, el viaje se completa en seis horas debido al difícil acceso. Este es precisamente uno de los motivos por los que ninguna empresa está interesada en ampliar la cobertura telefónica a ese municipio y otros de la región.

Es uno de los pueblos con mayor número de usuarios: mil 700 de casi 4 mil que hay las 16 comunidades. Hermelinda Pacheco, habitante de Santiago Nuyoó, recuerda que la telefonía móvil ya no es un lujo, sino una necesidad.