La Navidad es sinónimo de celebraciones acompañadas de comidas y cenas que finalizan con largas sobremesas plagadas de dulces. El consumo excesivo de estos productos aumenta considerablemente los niveles de azúcar que se ingieren, por eso en esta época es muy importante extremar la prevención y el cuidado de la salud bucodental, para no sufrir las consecuencias de los excesos que se cometen en estas fechas.

Al respecto, el médico estomatólogo del Instituto Mexicano del Seguro Social, Braulio Ramírez Moreno, refirió que, tanto adultos como los pequeños, deben acudir a los servicios de estomatología de las Unidades de Medicina Familiar (UMF) y Módulos PrevenIMSS, donde se llevan a cabo acciones de detección de placa dentobacteriana, técnicas de cepillado, aplicación de flúor y entrega de cepillos dentales, para evitar enfermedades bucales crónicas.

Una buena revisión dental puede evitar padecimientos tan comunes pero nada agradables, como la halitosis (mal aliento), gingivitis (inflamación de la encía), periodontitis (destrucción del tejido que une al hueso con los dientes) y caries o incluso la perdida de alguna pieza dental.

Por lo anterior, se recomienda realizar una adecuada higiene bucal, con los principios básicos del cepillado, los dientes de arriba se cepillan hacia abajo, y los de abajo para arriba, y las muelas con un movimiento circular. También hay que limpiar a conciencia la lengua, utilizar hilo dental y enjuague bucal, cambiar de cepillo dental cada tres meses, o siempre que las cerdas hayan perdido la forma y estén despuntadas.

Asimismo recomiendó moderar la ingesta de alimentos altos en azúcares, gas o demasiado procesados, e invitó a la población aprovechar los periodos vacacionales para realizarse una revisión bucal, y así evitar cualquier trastorno doloroso tanto en la dentadura como en la lengua, glándulas salivales, mucosa oral y paladar.