La saxofonista María Elena Ríos Ortiz fue trasladada vía aérea a la Ciudad de México la tarde de este viernes para recibir atención médica especializada en el Instituto Nacional de Rehabilitación de Quemados.

Cerca de tres meses permaneció en el hospital estatal sin mostrar avances en su estado de salud, luego de sufrir lesiones de segundo grado en cara, cuello y un brazo causadas por el ácido que una persona le arrojó el pasado 9 de septiembre.

En entrevista, el director del Hospital General Doctor Aurelio Valdivieso, Ernesto Garzón Sánchez, explicó que en esta unidad médica se le realizaron tres intervenciones quirúrgicas, en un periodo de tres meses, ya que el “ácido corrosivo” provocó lesiones profundas en la paciente.

Aseveró que por instrucciones del gobernador del estado, Alejandro Murat Hinojosa, el titular de los Servicios de Salud de Oaxaca (SSO), Donato Casas Escamilla, realizó las gestiones necesarias para la recepción de María Elena en el Centro Nacional de Investigación y Atención de Quemados (CENIAQ) del Instituto Nacional de Rehabilitación (INR) Luis Guillermo Ibarra Ibarra, en la Ciudad de México.

En una misiva, la Secretaría de las Mujeres de Oaxaca reiteró su condena a la brutal agresión contra María Elena y recordó que desde que ocurrió el ataque ofreció el acompañamiento emocional, de tanatología y representación jurídica gratuita, a través del Centro Paimef-SMO; sin embargo, la familia decidió seguir otra ruta, ante lo cual la SMO se mantuvo respetuosa, pero dando puntual seguimiento.

Por Adair MP