El conejo europeo (Oryctolagus cuniculus) es uno de los animales más famosos del mundo, sin embargo su población ha menguado considerablemente hasta el punto que en la actualización de la Lista Roja de Especies Amenazadas elaborada por la Unión Internacional para la Conservación de la Naturaleza (UICN) ha sido catalogado como “en peligro”.

Esta es la primera vez que el conejo alcanza este estatus de alarma, después que en la lista de la UICN de 2008 era de ‘casi amenazado. Esta especie, pese a estar ampliamente distribuida por nuestra geografía y ser muy abundante en otras zonas del mundo, los datos actuales indican un descenso de sus poblaciones de casi el 70% en el último decenio en su hábitat natural, es decir, España, Portugal y el sur de Francia.

La principal causa de este declive de la población son las enfermedades. De un lado, la mixomatosis desde los 50 y, de otro, la enfermedad hemorrágico vírica, desde finales de los 80, con altísimas mortalidades que llegan a alcanzar el 90%.

El Fondo Mundial para la Naturaleza (WWF) recuerda que no son estas las únicas causas, los cambios de uso de suelo y la agricultura intensiva han cambiado la estructura del paisaje y han hecho desaparecer los hábitats en mosaico de los que depende este animal.

Aunque el conejo tiene un ritmo de reproducción muy alto no ha sido suficiente para compensar la introducción humana de enfermedades víricas ni la degradación de su hábitat.

Con Información de La Vanguardia