Docenas de niños peregrinos participaron en la calenda que partió de la Catedral al templo de la Virgen de Guadalupe.

Los padres de familia ataviaron a sus hijos como Juan Diego y Lupita, rezaron en el trayecto desde la catedral al templo de Guadalupe en donde se llevó a cabo una misa especial.
Las padres disfrutaron el trayecto y mostraron su beneplácito por solicitar la bendición de la Virgen Morena, para que sus hijos tengan salud, bienestar y mejores condiciones.
Madres de familia señalaron que con mucha fe esperan la ayuda divina, ya que la situación actual es muy difícil, y no se tienen muchas posibilidades para lograr desarrollo.
Con información de Mónica Suárez.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.