• lun. May 23rd, 2022

Mató a su hermana influencer y lo condenaron a cadena perpetua: salió libre porque sus papás lo perdonaron

Feb 16, 2022

Aunque fue sentenciado a cadena perpetua, un hombre pakistaní dejará la cárcel luego de que las autoridades lo exoneraran tras recibir el perdón de sus padres. En 2016 asesinó a su hermana, quien era influencer y modelo en redes sociales, al calificar como vergonzosas las fotografías que compartía en Facebook.

Waseem Azeem fue detenido ese mismo año tras confesar su crimen y los motivos que lo llevaron a cometerlo. Su hermana, Qandeel Baloch era popular en internet, por lo que en su momento su asesinato fue condenado en todo el país; sin embargo, activistas y personas sospechaban que a pesar de haber sido condenado en 2019 a cadena perpetua, en cualquier momento podrían liberarlo.

Y así pasó, a casi seis años del asesinato de la joven. El pasado lunes 14 de febrero, los padres de ambos le otorgaron el perdón bajo la ley islámica; los señores llevaban ya tiempo tratando de liberarlo y fue hasta ahora que lograron que lo exoneraran de los cargos, dio a conocer Sardar Mahboob, el abogado de Azeem y su familia.

El defensor dijo que su cliente podría salir de prisión esta misma semana, pues lo único que resta es concluir el papeleo. A pesar de la indignación que el caso ha causado en redes sociales, este proceso es completamente válido, ya que la ley islámica en Pakistán permite que la familia de una víctima de asesinato otorgue el perdón a quien haya sido condenado por el crimen.

Por su parte, la madre de los hermanos, Anwar Bibi, agradeció el fallo de la corte: “Me siento feliz por la exoneración de mi hijo, pero seguimos tristes por haber perdido a nuestra hija”, declaró, según AP. Y aunque admitió que su hija no va a volver nunca, se sentía agradecida con la corte por ordenar la liberación de su hijo Azeem a petición suya y de su esposo.

Qandeel Baloch fue encontrada estrangulada en su hogar, cerca de la ciudad de Multan, en la provincia Punjab. Fue asesinada en 2016 después de publicar fotografías atrevidas en Facebook de ella misma con un clérigo musulmán, Mufti Abdul Qawi, quien también fue arrestado por su presunta participación en el asesinato, aunque luego fue liberado tras no poder comprobarse que tuvo algo que ver.

La joven, quien tenía 26 años cuando fue asesinada por su hermano y cuyo nombre verdadero era Fauzia Azeem, había saltado a la fama gracias a sus fotografías en las que aparecía cuidadosamente peinada y maquillada en posiciones provocadoras, a veces calificadas de escandalosas por sus compatriotas conservadores. La fama la llevó a ser conocida como la “Kim Kardashian pakistaní”, precisa AFP.

Su muerte fue quizás uno de los llamados “crímenes de honor” más sonados, mas no el único. En Medio Oriente están permitidos los castigos, golpes y hasta la muerte para las personas que deshonran a su familia. Según datos de la organización Amnistía Internacional, al año mueren aproximadamente mil mujeres pakistaníes a manos de miembros de su familia basándose en cuestiones “de honor”.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.